english version
InicioContactoMapa WebFacebook Fr Twitter Youtube Youtube
Inicio / Noticias

Informe 2017 del numero de usos de animales en investigacion y docencia

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha publicado en su web el informe con las estadísticas de uso de animales en investigación y docencia correspondientes al año 2017. 

 



En primer lugar continuamos con una disminución notable de usos de animales, que alcanza el 13% en relación a 2016, y representa un 43% menos desde 2009, en cumplimiento del principio de Reducción de las 3Rs. En 2017 se registraron algo más de 800 mil usos de animales, la inmensa mayoría de ellos corresponden a primer uso o uso único, mientras que la reutilización se registró para un 1,3% de los casos.

La finalidad mayoritaria sigue siendo la destinada a investigación, sea básica o aplicada, que alcanza ya el 83% en 2017, seguido a mucha distancia por los usos reglamentarios, marcados por la ley, para la validación de seguridad de productos y substancias, que corresponde al 15%. Los usos destinados a docencia/enseñanza aunque aumentan ligeramente corresponden apenas a un 1,5%.

En relación a las especies utilizadas, debido a la disminución significativa en el uso de peces (que disminuyen en un 50% aproximadamente) hace que el uso de roedores (mayoritariamente ratones) sea todavía más preponderante, llegando a representar casi las 3/4 partes (73%) del total. 

En el resto de especies hay variaciones, en general a la baja, pero sí que aparecen variaciones que pueden parecer muy significativas (algunas del 100% al alza), como de primates no humanos (macacos), vacas o anfibios, o aumentos del 36% en perros o del 50% en gatos, que pueden resaltarse pero que probablemente debamos de tomar con prudencia, pues, en términos absolutos, las cifras siguen siendo modestas y las variaciones anuales deban probablemente explicarse por las variaciones en la ejecución de determinados proyectos, cuya concesión es muy variable de año a año. Si que sorprende la práctica desaparición en el uso de cefalópodos, que pasan de 8444 en 2016 a apenas 20 en 2017. Probablemente, de nuevo, corresponde al registro de los mismos en el primer año de ejecución de proyectos, y estos ya no se cuentan en años posteriores. 

En cualquier caso, la publicación de estos datos, de este informe anual, representa otra apuesta por la transparencia en experimentación animal. 


Fecha de publicación: 14/11/2018